Albert·Poesía

K.P. KAVAFIS, EL VIEJO BARDO DE ALEJANDRÍA

“…en esos pequeños cafés a los que solía ir Balthazar con el viejo poeta de la ciudad…”

En una de las páginas iniciales de “Justine” (primer libro de la tetralogía de Lawrence Durrell “El cuarteto de Alejandría”) se menciona por primera vez uno de los pocos personajes reales de la obra literaria. Se trata de Konstantin Petrou Kavafis.

 

Más adelante, Durrell dibuja un poco más al poeta diciendo asi: “…sentía al viejo a mi alrededor, por así decirlo, impregnando las sombrías callejuelas que se abrían en torno a la sala de conferencias con el olor de aquellos versos destilados de sus amores miserables y sin embargo enriquecedores, amores quizá conseguidos con dinero, fugaces, pero que seguían viviendo en sus versos; ¡con cuanta paciencia y ternura había capturado el minuto de la realización para fijarlo con colores indelebles! ¡Qué impertinencia hablar de un cronista que con tanta naturalidad, con un instinto tan seguro había convertido en tema de su obra las calles y burdeles de Alejandría! Y hablar, además, no a un público de vendedores de tienda y pequeños empleados –a los que él había inmortalizado- sino a una digna asamblea de señoras de la sociedad para quienes la cultura que el viejo poeta había representado era una especie de banco de sangre: ellas habían ido para una transfusión. Para eso muchas había rechazado una partida de bridge, aunque supieran que en lugar de sentirse enaltecidas saldrían de allí estupefactas.”

    

kavafis 4

 

El 29 de abril de 1863, nacía en Alejandría, en el seno de la importante comunidad griega un poeta llamado Konstantin Petrou Kavafis y, por una casualidad del destino, el día que cumplía exactamente setenta años, es decir el 29 de abril de 1933 fallecía, también en Alejandría.
En vida no pasó de ser un funcionario normal de las Obras Públicas egipcias, concretamente en la Sección de Agua de Riego. También se dedicó al periodismo.
Su obra literaria es poética publicando algunos de sus poemas por su cuenta y obsequiándolos a quien considerara que se lo merecía.

kavafis 2

 

Kavafis era obsesivo en la perfección del lenguaje de su obra. A algunos de sus poemas no los consideró terminados, a veces hasta ocho o diez años desde su inicio. Ciento cincuenta y cuatro poemas constituyen la “obra canónica”, los poemas que él consideró acabados en su perfección. El resto de su obra, a su juicio, no tenía todavía la forma definitiva.
Fue después de fallecer cuando su obra adquirió trascendencia convirtiéndole en uno de los poetas más importantes del siglo XX y responsable del renacimiento literario de la lengua griega moderna, un tanto olvidada en aquella época.
Su reconocimiento en el mundo cultural anglosajón se debe principalmente a dos escritores de prestigio: E.M Forster y Lawrence Durrell
Forster divulgó profusamente sus poemas en toda Europa y, como decía al principio,  en el libro más conocido de Durrell “El cuarteto de Alejandría” Kavafis es una presencia constante como personaje y como inspirador poético.

kavafis 7
Alejandría

En algunos de los poemas de Kavafis aparece la atracción sexual claramente homoerótica ligada a un sentimiento religioso de culpa. La historia, el paso del tiempo y su imperturbabilidad tan implacable constituyen los vectores de la mayoría de sus poemas. Tenía la facultad de recrear la vida cotidiana de los tiempos pasados: en Oriente, en Grecia, en Roma, en Bizancio. Encontraba material en el Cristianismo primigenio y en la convivencia de lo pagano con lo espiritual.
Su estilo es único y seminal para una buena generación de poetas europeos muchos de ellos españoles, como Gil de Biedma, José María Álvarez, Luis Antonio de Villena o José Luis Panero. Es una mezcla inteligente de personajes históricos observados en sus momentos humildes y gente anónima y vulgar apreciados como héroes cotidianos plagados de simbología.

kavafis 3

 

Konstantin Kavafis, el viejo bardo, el poeta de Alejandría, apenas salió de su ciudad y está enterrado en el cementerio de Chatby, junto a su madre y seis de sus hermanos.

EL DIOS ABANDONA A ANTONIO

Cuando, de pronto, a media noche oigas
pasar una invisible compañía
con exquisitas músicas y voces,
no lamentes en vano tu fortuna
que cede al fin, tus obras fracasadas,
los ilusorios planes de tu vida.
Como dispuesto de hace tiempo, como valiente, dile
adiós a Alejandría que se aleja.
Y sobre todo no te engañes: en ningún caso pienses
que es un sueño tal vez o que miente tu oído.
A tan vana esperanza no desciendas.
Como dispuesto de hace tiempo, como valiente, como
quien digno ha sido de tal ciudad, acércate
a la ventana. Y ten firmeza. Oye
con emoción, mas nunca
con el lamento y quejas del cobarde,
goza por vez final los sones,
la música exquisita de la tropa divina,
despide a Alejandría que así pierdes.

kavafis 6

 

kavafis 5

 

 

 

 

 

 

 

Uno de sus poemas más celebrados y populares es el “Viaje a Ítaca” que se puede escuchar en la voz de José María Pou.

 

“Esperando a los bárbaros”

 

 

Albert·Música

GERRY MULLIGAN, UN MITO DEL COOL JAZZ

En los primeros años de la década de los cincuenta, en el mundo del jazz, el sonido imperante era el llamado jazz bebop. Este sonido era hijo directo del anterior modelo jazzístico, el llamado swing, el de las grandes bandas con muchos instrumentos y vocalista que había reinado en los años anteriores y posteriores a la Guerra Mundial. El bebop sustituyó al swing como música apreciada por el público, de la mano de una generación de músicos que priorizaba la individualidad frente al sonido compacto de las big bands, que habían sido inmensamente populares.

mulligan 8
La big band de Tommy Dorsey con un joven vocalista que se convertiría en una leyenda de la música popular: Frank Sinatra

Estos interpretes ya no se conformaban con un solo de unos minutos, querían más y querían una música diferente, más caótica y con más improvisación, más negra en definitiva. Así Dizzie Gillespie, Thelonius Monk y Charlie Parker entre otros impulsaron el bebop destronando el swing.  

mulligan 9
Grupo de Bebop Jazz: Piano, viento, bajo y batería.

A comienzos de la década de los 50, uno de los músicos más significativos del bebop fue el trompetista Miles Davis. Davis era un talento natural que empezó a alejarse del sonido bebop desarrollando una música más relajada y con menos improvisación, una música que se acercaba a la música clásica europea. Este sonido tomó el nombre de Cool, en la costa este (Boston y New York principalmente) y West Coast Jazz, en California.

mulligan 4
Grupo de Cool Jazz: sin piano, solo viento, bajo y batería.

A partir de entonces el cool tomó el relevo y se hizo muy popular, impulsado por una generación de jóvenes blancos como Chet Baker, Stan Getz o Gerry Mulligan entre otros. Miles Davis, que había estado en su origen repudió este sonido por considerar que se alejaba demasiado de las raíces negras del jazz. En el cool jazz se encuentra el origen, junto con la samba brasileña, de la posterior y exitosa bossa nova de la mano de Stan Getz.

Uno de los músicos más significativos del cool jazz fue Gerry Mulligan.

 

 

 

 

 

Mulligan nacía en Nueva York el 6 de abril de 1927 y se convirtió en uno de los mitos del jazz.

En sus inicios profesionales era arreglista, tocando diversos instrumentos esporádicamente, pero apenas con veinte años se dedicó especialmente a desarrollar la técnica de uno de los instrumentos menos populares entre todos los utilizados en la primera mitad del siglo XX: el saxo barítono.
Hasta la llegada de Mulligan en el mundo jazzístico, el saxo barítono era demasiado grande y lento, él le dio una versatilidad y velocidad desconocidas llegando a tocarlo como si se tratara de un saxo tenor o un saxo alto.

mulligan 5
Fue en 1951, después de su traslado a Los Ángeles que empezó su leyenda. Tocaba regularmente en dos clubs de jazz de prestigio: el “Haig” y el “Lighthouse”, con su grupo y con el del mítico trompetista Chet Baker. De esta época es la grabación de la pieza “As Catch Can” efectuada en Newport en el año 1958

Posteriormente formó un cuarteto y esporádicamente un sexteto con Art Farmer (trompeta) y Bob Brookmeyer (trombón) entre otros. Su versatilidad le permitió tocar con la mayoría de los músicos que admiraba en la época dorada del jazz: Duke Ellington, Stan Getz, Paul Desmond, Dave Brubeck o Thelonious Monk.
Incluso se atrevió a probar suerte con música diferente como los tangos de Astor Piazzola y Tulio de Piscopo

mulligan 3

A principios de los 6o, con la aparición de sonidos diferentes: el soul, el R&B i posteriormente el Rock and Roll, el cool jazz perdió su preeminencia, no obstante Mulligan siguió fiel al cool grabando en el 92 un disco llamado significativamente “Rebirth of the cool”, y continuó tocando y grabando hasta poco antes de su fallecimiento en el 96, a los 68 años.

mulligan 7
Con Dave Brubeck

 

mulligan 10
Con Miles Davis y Zoot Sims

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gerry Mulligan interpreta con su cuarteto Night walk en 1958

 

Gerry Mulligan con Chet Baker en el clásico Stardust. Grabación de Diciembre de 1957 en Nueva York

 

Gerry Mulligan con Chet Baker en el clásico Speak low

 

 

El cuarteto de Mulligan interpretando Open Country.

Bob Brookmeyer al trombón, a la batería Gus Johnson, al bajo Wyatt Ruther y Gerry Mulligan al saxo barítono en una grabación de los años 50.