Albert·Pintura

LA PASIÓN POR LA LUZ: RAOUL DUFY

dufy 11

dufy 5
“Homenaje a Debussy”

 

En las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del sigloXX, se dio en Europa y principalmente en Francia, un incremento notable de la efervescencia en las ciencias y las artes muy relevante. Así los procesos de construcción y arquitectura con el empleo del hormigón y el hierro, el desarrollo de la electricidad, el cinematógrafo, el automóvil, la telegrafía sin cables entre otros avances. En la sanidad, desarrollo de la cirugía i el sicoanálisis de Freud. El arte en general también tuvo avances y retrocesos en esa época. Si nos centramos en la pintura, los impresionistas estaban dando los últimos coletazos dando paso a las nuevos movimientos postimpresionistas y vanguardistas. Uno de estos movimientos fue el llamado “fauvismo” (fieras).

dufy 13
“Lujo, calma y voluptuosidad”

 

En 1905, Henri Matisse expuso una pintura: “ Lujo, calma y voluptuosidad” que consiguió romper las amarras con el impresionismo y virtualmente, se convirtió en la carta de presentación del nuevo movimiento llamado “fauvismo”, caracterizado  por un empleo diferente del color, mucho más brillante y un cambio con respecto al estilo que imperaba en aquellos años. Los fauvistas priorizaban el color por delante del dibujo, de la perspectiva o del claroscuro.  Era habitual que, al rechazar los artistas atrevidos las normas imperantes, recibieran el desprecio de la crítica oficial. Matisse no fue una excepción aunque rápidamente se unieron otros autores al movimiento vanguardista, como De Vlaminck y Derain y en pocos años se amplió la nómina de fauvistas con Braque y Dufy entre otros hasta conseguir tener una cierta importancia..

dufy 9
“La Plage et l’estacade au Havre”
dufy 7
Autoretrato

Raoul Dufy  había nacido en Le Havre en 1877, por lo que cuando Matisse presentó su obra fauvista, Dufy tenía 28 años  y quedó impresionado al encontrar un estilo que se ajustaba tan bien al estilo que a él le gustaba desarrollar si bien con un trazo más vigoroso. En 1909 conoció la obra de Cezánne incrementando la sutileza en su obra y abrazando otro estilo vanguardista que empezaba a despuntar: el cubismo.

 

 

Dufy consiguió un estilo propio no muy alejado del fauvismo ni del cubismo, un estilo alegre y luminoso cambiando su Normandía natal por la Riviera francesa.

dufy 3

 

Decía Dufy: “El pintor necesita tener constantemente en su mirada una cierta calidad de luz, una purpurina, una palpitación aérea que impregne totalmente lo que está viendo”

 

dufy 1
Dufy en su estudio

 

 

dufy 6
“La Grande Baigneuse a Sante-Adrèsse”

 

Su producción artística fue elevada y variada, especialmente hermosas sus acuarelas de desnudos y de temas marinos, aunque también destacó por su obra gráfica y en las artes aplicadas, decoración y moda y también ilustraciones literarias. Los últimos años de su vida los pasó en Perpignan y en los alrededores, hasta su muerte en 1953 con 76 años.

dufy 8
“L’Artiste et son modèle”

 

 

 

Albert·Música

LA NOCHE DE SAN JUAN

En el Caribe, la noche del solsticio es especialmente luminosa. La noche de San Juan la llaman los viejos. Y Carmela, en San Juan de Puerto Rico, la noche la vive intensamente. Se perfuma con aroma de nardos, se viste con flores rojas y azules, zapatos de tacón de aguja, se baja el escote y sale a la pista. Se mueve con soltura  por la calle Fortaleza, pero donde reina es en el Rumba, en el Old Town de San Juan. Cuando suenan los cueros, las caderas de Carmela se agitan y el aire se enciende en aquel local oscuro. Los ojos de los hombres arden, los de las mujeres envidian, pero todos admiran  aquel vaivén.  Cuando paran los cueros, Carmela se gira. Un suspiro se escapa de todos los pechos, saben que la noche se ha terminado.

Albert.

 

“A los rumberos de Belén” de la película “Havana” de 1990.

Albert·Literatura

EMILIO SALGARI O CUANDO LA IMAGINACIÓN ES SUFICIENTE

“A vosotros, que os habéis enriquecido con mi piel, manteniéndome a mí y a mi familia en una continua semimiseria o aún peor, sólo os pido que en compensación por las ganancias que os he proporcionado, os ocupéis de los gastos de mis funerales. Os saludo rompiendo la pluma. Emilio Salgari.”
Con estas palabras dirigidas a sus editores se despedía de la vida un escritor italiano inmensamente popular.
Emilio Salgari se quitó la vida el 25 de abril de 1911 abriéndose el vientre con un cuchillo según el rito japonés del seppuku más conocido como harakiri. Tenía 48 años.
La familia de Salgari tiene una relación destacada con el suicidio. Su padre lo hizo antes que él y dos de sus hijos se quitaron la vida con posterioridad. Su esposa tuvo que ser internada, muy joven,  en un psiquiátrico.

salgari-6-

 

salgari-2-

 

 

 

 

 
Salgari era un escritor peculiar, enormemente prolífico, escribió 84 novelas y una cantidad imposible de determinar de relatos cortos. La mayoría de sus narraciones eran del género de aventuras en países exóticos. Su estilo era decimonónico, florido y alambicado. Como muestra un pequeño fragmento de “El Corsario Negro”: “Los hombres de la canoa lanzaron un grito de alegría. -Que me trague el mar si no es una voz conocida -dijo Carmaux, y añadió-: Sólo un hombre, entre todos los valientes de las Tortugas, puede atreverse a venir hasta aquí, a ponerse a tiro de los cañones de los fuertes españoles: el Corsario Negro” o éste de “El tigre de Mompracem”: “¡Te amo, Sandokan, te amo como nunca mujer alguna amó sobre la tierra! Sandokan la acarició dulcemente y sus labios besaron los dorados cabellos y la nívea frente de la joven. – ¡Ay de quien te toque ahora, que ya eres mía!”.

Emilio Salgari nació en Verona y falleció en Turín, ambas ciudades se encuentran en el norte de Italia y no tienen  mar, no obstante, Salgari estudió para marino en el Instituto Naval de Venecia sin llegar a graduarse como capitán de barcos mercantes. Al parecer su experiencia en el  mar se limitó a un buque escuela y a un viaje de tres meses por el Adriático, si bien él, en sus memorias, aseguraba tener mucha más experiencia e incluso se llamaba a si mismo “capitán”.

salgari 3

 

 

Emilio Salgari, al igual que su contemporáneo, Jules Verne, que también había escrito su obra sin salir de Amiens, utilizaba su imaginación y la cartografía de la época para tejer una serie de narraciones ambientadas en cualquier parte del mundo, muchas de ellas formando series con protagonista principal que se repetía e incluso con interrelaciones entre las novelas. Las series de Sandokán “el tigre de Malasia” y la de El Corsario Negro y su hija Yolanda son las más populares, pero también ambientó obras en el Far West, en el Caribe, en Rusia, en Äfrica e incluso algunas históricas en el Egipto de los faraones o en Cartago.

salgari 4

 

A diferencia de las novelas británicas contemporáneas y que trataban el colonialismo, Salgari situaba a sus héroes como resistentes anticolonialistas. En sus libros, los malvados eran precisamente los colonialistas a los que, los novelistas ingleses (Kipling, Rider Haggart y otros) glorificaban sin sutileza enfrentándoles con éxito a los pérfidos e ingratos indígenas que no aceptaban de buen grado su presencia en las colonias.

A pesar de su enorme éxito popular, la vida de Emilio Salgari no fue un camino de rosas, agobiado por las deudas y por unas circunstancias familiares lamentables decidió poner fin a su vida de una manera melodramática. Dejó tres cartas, una a sus hijos, otra a los directores de los periódicos de Turín y la última a sus editores, la que transcribimos al principio de este post y que es sumamente elocuente.