Albert·Poesía

JOHN KEATS, POETA MALDITO “AVANT LA LETTRE”

SOBRE EL MAR (fragmento)

“No cesan sus eternos murmullos, rodeando
las desoladas playas, Y el brío de sus olas
diez mil cavernas llena dos veces, y el hechizo
de liécate les deja su antiguo son oscuro.
Pero a menudo tiene tan dulce continente,
que apenas se moviera la concha más menuda
durante muchos días, de donde cayó Cuando
los vientos celestiales Pasaron, sin cadenas.
Los que tenéis los ojos dolientes o cansados,
brindadles esa anchura del Janar, como una fiesta ;
y los ensordecidos por clamoreo rudo
o los que estáis ahítos de notas fatigosas,
sentaos junto a Una antigua caverna, meditando,
hasta sobresaltaros, como al cantar las ninfas.”

 

keats 6
Edición de los poemas de Keats con gráficos de William Morris

 

El arquetipo literario “poeta maldito”, es un concepto que tiene su génesis en un poema de Baudelaire, “Bendición” que publicó en su libro “Las flores del mal” y en el uso que hizo Paul Verlaine del tema. Posteriormente se vulgarizó haciendo referencia a cualquier artista (principalmente poeta) que, a pesar de tener talento, no era apreciado por sus contemporáneos fracasando en vida. Casi siempre coincidía con un temperamento (el del maldito) rebelde a las normas establecidas y creador de un arte libre y provocativo. Eran los que llevaban la llamada “vida bohemia”.

El propio Verlaine e incluso Baudelaire formaban parte del grupo de “poetas malditos”, como también Artaud, García Lorca, Poe, Van Gogh, Villon entre otros y ya en nuestros días y como músicos malditos: Jim Morrison, Kurt Cobain o Ian Curtis.

John Keats, uno de los mejores poetas románticos británicos también gozó de la categoría de poeta maldito un siglo antes de que los franceses patentaran la categoría.

keats 4
Keats, había nacido en Londres en octubre de 1795 y falleció de tuberculosis en Roma en febrero de 1821 a la edad de 25 años.
Incomprendido en vida, su obra fue completamente reivindicada muchos años después de su muerte. En su corta vida fue atacado con virulencia por sus intolerantes contemporáneos poseedores de la verdad absoluta. Su obra se basaba en un lenguaje imaginativo y, al mismo tiempo, sumamente melancólico. Rendía tributo a los clásicos y solo cuando se encontraba cerca de la muerte consiguió expresar su auténtica y exuberante personalidad.

keats 5

 

Su epitafio, críptico y al mismo tiempo bello y sugerente, lo decidió él mismo y dice así:

«Aquí yace alguien cuyo nombre fue escrito en el agua».

keats 2

 

 

 

BRIGHT STAR    

Bright star, would I were stedfast as thou art—
Not in lone splendour hung aloft the night
And watching, with eternal lids apart,
Like nature’s patient, sleepless Eremite,
The moving waters at their priestlike task
Of pure ablution round earth’s human shores,
Or gazing on the new soft-fallen mask
Of snow upon the mountains and the moors—
No—yet still stedfast, still unchangeable,
Pillow’d upon my fair love’s ripening breast,
To feel for ever its soft fall and swell,
Awake for ever in a sweet unrest,
Still, still to hear her tender-taken breath,
And so live ever—or else swoon to death.                                                      

ESTRELLA BRILLANTE

Estrella brillante, quien fuera tan constante como tú
no en solitario esplendor colgada arriba en la noche
y observando, con eternos párpados abiertos
como el eremita paciente e insomne de la naturaleza.
las aguas ondeantes en su clerical tarea
de ablución pura de las playas humanas de la tierra redonda
o mirando sobre la nueva mascara caída
con suavidad de nieve sobre las montañas y las llanuras
No– y aun así constante, aun sin cambio,
almohadado sobre el pecho en maduración de mi amada
sentir por siempre su suave respiración
despierto para siempre en una dulce inquietud
aun, aun escuchando su tierno respirar
y así vivir por siempre o desfallecer en la muerte.

keats 7
“Paseante sobre un  mar de nubes” uno de los cuadrod románticos de Caspar Friedrich, contemporáneo de Keats.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

12 comentarios sobre “JOHN KEATS, POETA MALDITO “AVANT LA LETTRE”

  1. Me resulta muy interesante tu enfoque. Tengo de hecho un libro en imprenta sobre esto y en mi nómina de poetas “malditos”, además de los que tú incluyes (García Lorca, Poe, el propio Keats, que es maldito por varias vías), yo tengo a Catulo, Gil de Biedma, Leopardi, Leopoldo María Panero, Pavese, Pe Cas Cor, Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, Georg Trakl y César Vallejo, que lo son o por la esencia de sus escritos, o por su suicidio, o por el fracaso o inadvertencia en vida de su obra (o por todo de una vez, claro). Gracias por la reflexión a la que mueve tu entrada, que nos hace advertir que, evidentemente, los malditos no fueron solo los poetas de un siglo o una nación.

    Me gusta

    1. Agradezco mucho tu comentario, yo no tengo tanta información sobre el tema, mi blog es variado y voy tocando temas diferentes que me interesan por algún motivo y el de los poetas malditos es uno de ellos pero no pretendo ser exhaustivo. Aprovecho para decirte que he entrado en tu blog y me ha encantado el post de Alejandra Pizarnik y la forma en que lo presentas, me parece muy sensible y hermoso. Te voy a seguir en adelante. Un saludo.

      Me gusta

      1. Sabes que me ha sorprendido de tu primer comentario? Que consideres a Gil de Biedma un poeta maldito. Yo no lo veo así, si es cierto que su muerte fue bastante lamentable, pero fue reconocida su obra, al menos en los círculos intelctuales que frecuentaba, era de clase alta, con un buen empleo y no se puede decir que viviera una vida bohemia al uso. Y no estoy seguro de que fuera reconocida su obra más después que antes de su desaparición. Tengo curiosidad por saber cual de sus circunstancias hacen que le consideres un “maldito”, no es que lo dude, es por curiosidad. Me alegro de que nos sigamos, tienes un blog estupendo. Un saludo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Básicamente, para muchos, es por su muerte. Como ocurre en 1985 y es por SIDA surge entonces un movimiento que se encarga de editorializar su vida privada (que él de hecho no tuvo reparos en mostrar en su “Retrato del artista en 1956”) y, por tanto, convertir en maldita su figura de poeta. Es un caso parecido (te ruego que lo veas con distancia, claro) a la mancha de los tuberculosos en el siglo XIX, sin tener en cuenta consideración alguna sexual. La muerte temprana (Gil de Biedma es joven a nuestros ojos) y por enfermedad (encima contagiosa) mancha. No obstante, este es el resumen de alguno de los artículos que leí sobre el caso. Mi opinión es que es “maldito” por el modo mismo de enfrentarse (es justo la palabra) a la vida, a su vida en concreto. Solo ya su poema “Contra Jaime Gil de Biedma” (http://www.poesi.as/jgb68999.htm) me lo inscribe dentro de la tradición del malditismo. Soy un pesado. Y un entusiasta del tema 🙂 Pero te dejo por aquí, para ti, y para los lectores de La maleta de Max Web, algún artículo de hace unos años donde se explora precisamente este aspecto de su condición “maldita”: https://elpais.com/diario/2004/11/07/cultura/1099782001_850215.html

        Luego, evidentemente, estoy contigo: no de trata de un caso de malditismo por escaso reconocimiento u olvido de su obra, pues fue reconocida antes y después (con película y todo) de su muerte. Por cierto que me interesan más los “malditos” de este tipo, con obra no suficientemente reconocida, como el inmenso poeta y pintor-ilustrador Pe Cas Cor (http://www.pedrocasariego.com)

        Y de nuevo mi agradecimiento por tus palabras. Y mi disculpa por la extensión.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s