Albert

LA GRABACIÓN

Apenas pudieron conciliar el sueño, tenían los nervios a flor de piel. Intentaron dormir en la furgoneta con la que habían llegado hasta allí y que tenían aparcada en la plaza de la fuente. Dando vueltas interminables sobre las colchonetas iban contando las horas por las campanadas del reloj de la plaza de la iglesia. Cuando sonaron las tres se pusieron en acción.

 

Alfonso y Julián habían decidido filmar un corto como ejercicio de final de curso. Estaban considerados los alumnos más dotados de la promoción 2007/2008 de la Escuela de Medios Audiovisuales de Madrid. Habían fundado una productora de documentales, a la que llamaron Helios Productions, con un préstamo del padre de Julián. Con el importe del premio en metálico que habían conseguido el año anterior, gracias a un documental muy elaborado sobre la prostitución en las carreteras cercanas a la capital, habían podido adquirir los sofisticados aparatos de alta resolución digital con infrarrojos de que disponían.

El corto no tenía guión. Poseían información de que entre las ruinas de Belchite, el pueblo mártir de la guerra civil cercano a Zaragoza, por las noches se escuchaban y se veían cosas. Julián era muy escéptico sobre temas esotéricos, sobre espíritus, ectoplasmas y demás, pero Alfonso había insistido porque él sí que creía en la otra vida y había participado en la grabación de unas psicofonías en un cementerio malagueño que le pusieron los pelos de punta.

belchite 1

A la hora prevista abandonaron la furgoneta y empezaron a caminar en dirección al pueblo viejo, a la zona destruida. Enseguida pasaron bajo la puerta que enmarca el Arco de la Villa y enfilaron la calle Mayor. Alfonso llevaba la filmadora al hombro y Julián, detrás, cargaba con la batería y una grabadora de sonidos. La luz infrarroja brotaba de un foco acoplado a la máquina. La luna llena brillaba potente en lo alto, pero por el sur se veía avanzar un enorme nubarrón que amenazaba con taparla en unos minutos. Siguieron caminando a lo largo de la calle sin encontrar nada destacable. Filmaron los restos de muros de las casas a ambos lados de la calle, los balcones como ojos sin vida que dejaban ver el cielo a su través, las barandas retorcidas y los cascotes… siempre los cascotes, mezclados con vigas destrozadas y cubriendo el interior de las casas sin techumbre. Algo cambió en el escéptico Julián cuando se dio cuenta de que las ruinas y los cascotes que llenaban el interior de las antiguas casas podían…, no, debían estar cubriendo cuerpos sin vida desde hacía muchos años. No se le había ocurrido pensar que nadie había levantado aquello y  nada permitía asegurar que allí no quedaba ningún resto humano. En una de las casas más entera se podía adivinar entre los restos de la techumbre, el principio de una escalera que se hundía en un posible sótano. ¿Y si alguien no había huido y se quedó allí esperando un milagro?  Aquel pensamiento le dejó perplejo. Se imaginaba una familia bajando aquella escalera y ocultándose en un oscuro sótano, niños, padres, abuelos, escuchando el estruendo de las bombas que arrasaban su hogar. Aquello no era como se lo había imaginado, las fotografías no hacían justicia a aquel horror.

Atravesaron la antigua plaza donde aún se veían los restos de la fuente de agua potable y un poco más lejos la enorme cruz metálica que de noche reflejaba, satinada, la luz procedente de la luna.

belchite 4

Diez minutos después llegaron al final de la calle y entraron en la Iglesia de San Martín, con la silueta del campanario martirizado por la metralla que reconocieron como la más emblemática del pueblo fantasmal. En el mismo momento en que atravesaban el herido dintel, la luna se ocultó tras la nube que acechaba implacable. La única luz que tenían era la de unas pequeñas linternas y la que emanaba del foco de infrarrojos. Del monitor de la filmadora también surgía una luz espectral que erizó el vello de Alfonso al girarse y ver iluminada la cara de Julián como si se tratase de una fantasma rojizo y solarizado. La sonrisa que vio en el rostro de su compañero no consiguió  tranquilizarle y notó que comenzaba a temblarle la mano que sostenía la máquina. Entraron muy despacio y llegaron hasta el fondo de la iglesia. Sin saber por qué, hablaban en susurros como si se estuviera oficiando una misa solemne. En el lugar donde se hallaría el ábside se detuvieron y pararon la filmación, aunque la grabadora seguía funcionando. Necesitaban un momento de reflexión.

–¿Por qué respiras así? –preguntó Julián, en un susurro, iluminando la cara de su compañero con la linterna.

–¿Yo? ¿Que por qué…? Yo respiro normal. Eres tú el que… –respondió Alfonso, alarmado y elevando un poco el tono de voz.

–¡Calla, calla! ¿No oyes esa respiración? Parece un enfermo o un agonizante. Pon en marcha la filmadora y enfoca hacia allí –dijo Julián señalando con el haz de la linterna una nave lateral.

Las manos le temblaban tanto que Alfonso tuvo dificultades para localizar los botones de encendido de la filmadora y el foco de luz infrarroja. Finalmente lo consiguió, dirigiendo el objetivo hacia el lugar que le había indicado su compañero. Allí no había nada. El viento del sur, cálido, soplaba suavemente, pero unas matas que parecían malvas y que tomaban una extraña coloración rojiza se balanceaban violentamente como si estuvieran luchando contra un vendaval.

 

–¿Y… ese ruido… otra vez? Pero es en el otro lado. ¡Alguien llora o… sufre! Alfonso… ¡Alfonso! ¡Contéstame, Alfonso!

Julián tiró al suelo de la iglesia la batería y la grabadora y corrió hacia la salida tropezando con las piedras y los matorrales. Al llegar al exterior se detuvo con el corazón desbocado. La luna iluminaba el lugar a través de un desgarrón en la enorme nube. Le entraron ganas de llorar. Estaba muy asustado y para colmo había perdido de vista a Alfonso. Solo el pensar en entrar de nuevo en la iglesia de San Martín le provocaba náuseas. No sabía qué hacer, se imaginaba a su compañero atrapado por algo sin nombre. Al cabo de unos minutos, ya más calmado, se levantó y se dirigió de nuevo a la iglesia de San Martín, pero en lugar de entrar por la puerta principal siguió por la calle lateral. Al llegar a la altura de una de las ventanas que daban al ábside, se armó de valor y miró hacia el interior. La luna todavía iluminaba lo suficiente como para ver en el suelo de la iglesia la batería, la grabadora y la filmadora que había llevado Alfonso. Todo estaba conectado con los pilotos emitiendo luz. A él no se le veía. Sin saber de dónde, sacó fuerzas y saltó por la ventana al interior. Recogió todos los aparatos y se preparó para salir por la misma ventana. Antes de saltar aguzó el oído, escuchando, pero no oyó nada. Miró a las malvas, que ya no se movían. Dio un vistazo a la luna, le pareció que estaba a punto de ocultarse de nuevo y entonces se apresuró a salir de aquel lugar.

Después de saltar por la ventana, Julián se quedó sentado en el suelo, de cara al edificio contiguo a la iglesia de San Martín. Lo identificó como el convento de San Rafael y recordó que, por lo que constaba en la información que recogieron al preparar la expedición, se trataba de uno de los lugares más peligrosos, ya que sus paredes amenazaban ruina inminente. Habían decidido que en el convento de San Rafael no iban a entrar en ningún caso. Mientras Julián reflexionaba sobre ello y miraba a través del dintel apuntalado por unas enormes vigas, le pareció ver la luz de una linterna que se movía entre las vigas derrumbadas. Tragó saliva y soltó un taco, pero se levantó, dejando en el suelo todo el material. Se acercó a la puerta del convento intentando ver el interior. La luna se ocultó de nuevo y la oscuridad le atrapó. Dirigiéndose hacia el lugar donde le había parecido ver la luz se puso a gritar

–¡Alfonso! ¡Alfonso! ¿Eres tú, Alfonso? ¡Alfonso, contéstame!

Nadie le respondió y Julián, iluminando con la linterna hacia los restos de una nave lateral, se esforzó por ver algo. De pronto, escuchó muy lejano el ruido de unos motores que le recordaron a los aviones de hélice que había visto años atrás en una exhibición en la Montaña del Príncipe Pío. El ruido se acercaba lentamente cuando, al insistir con la luz de la linterna, al lado de la pared, bajo los restos de una hornacina, vio una figura. Se le heló la sangre en el acto. Parecía un niño arrodillado que rezaba de cara a la pared. Iba vestido de monaguillo y llevaba en la mano derecha una palmatoria con una vela apagada que, sin embargo, dejaba escapar una estela de humo que pudo seguir a la luz de su linterna. Cuando el ruido de los aviones se aproximó empezaron a sonar unas campanadas con el toque de difuntos. Él se dio cuenta, por la dirección del sonido, de que no procedían del pueblo nuevo, sino del otro lado. Venían claramente de la Torre de las Horas, y él sabía que allí no quedaba ninguna campana.  Julián se derrumbó, abandonó todo y salió huyendo de los lamentos, de las campanadas y del humo de velas apagadas. El viento del sur parecía empujarle inexorablemente.

A la mañana siguiente, un grupo de antiguos combatientes que periódicamente acudían a aquel lugar para rememorar antiguas historias, lo encontraron en el suelo con una expresión de terror en los ojos y la boca abierta en un grito mudo interminable.

A Alfonso lo descubrieron al anochecer en lo alto del campanario del Convento de San Agustín. Nadie pudo explicarse cómo había llegado hasta allí. La escalera de madera por la que hubiera debido ascender estaba tan carcomida que no habría soportado el peso de un gato. Él no pudo explicar nada, ya que había perdido completamente la razón.

Después del funeral de Julián, su padre reclamó al juez todo el material grabado aquella noche. Lo que le entregaron no era visible, un extraño halo rojo cubría toda la filmación. En la grabación de audio solo se percibía un extraño martilleo.

Albert.

 

belchite 2

 

Anuncios
Albert·cine y literatura

CINE Y LITERATURA: “TRAUMNOVELLE”

.Cuando en 1926, el médico austriaco Arthur Schnitzler publicó una pequeña novela llamada “Traumnovelle” (en castellano “Relato soñado”), no podía imaginar que 73 años después, en 1999, un director de cine norteamericano, llamado Stanley Kubrick, la llevaría a la pantalla para crear su obra más personal y más significativa y a la que tituló como “Eyes wide shut” que significa algo parecido a “ojos bien cerrados”. Fue su obra póstuma y también la más incomprendida.

Schnitzler había nacido en Viena en 1862 y era médico de profesión, siendo su vocación narrador y dramaturgo. Desde el punto de vista literario, es interesante hacer constar que fue uno de los primeros escritores en lengua alemana en utilizar el monólogo interior. En su obra tienen peso algunos conceptos complejos y que estaban en boga en la Viena de principios del siglo XX: el erotismo, la psicología, la construcción de personajes y sobre todo las relaciones personales. Fue muy controvertido por tratar con dureza a la sociedad vienesa de su tiempo, al ejército y a la institución matrimonial. Su obra más universal fue una pieza teatral llamada “La ronda” que también fue llevada al cine por Max Ophüls en 1950.

eyes 3

En 1999, Stanley Kubrick, estaba en la cima de su carrera cinematográfica, aunque contaba ya con 70 años. Tenía un gran prestigio después de trece películas, algunas de ellas consideradas entre las más influyentes en la cinematografía mundial. Por citar solo algunas: “Espartaco”, “Lolita”, “2001 Una odisea del espacio”, “La naranja mecánica” o la que comentamos en estas líneas “Eyes wide shut”.

 

eyes 5

 

“Eyes wide shut” traslada la historia de Schnitzler de la Viena de los años veinte al Nueva York de finales de siglo y de milenio.
La interpretación que hace Kubrick y su guionista Frederic Raphael es sencillamente magistral. Describe los rasgos de los personajes mediante sugerencias en la planificación y con un empleo dramático de la fotografía, del color, la música y el decorado.

 

eyes 7

El héroe de la película (interpretado por Tom Cruise), al igual que el de la novela, se lanza de forma más intuitiva que reflexiva a vivir una serie de experiencias sexuales que esconden una insatisfacción existencial. Acosado por el demonio de los celos después de la revelación de un deseo no consumado de su mujer (de ahí el título de “Relato soñado”) emprende una huida hacia delante que le llevará a un mundo extraño en el que no encaja y que tampoco comprende. Ni Kubrick ni tampoco Schnitzler sienten la menor compasión por su criatura, el cual a pesar de sus ansias de libertad, está prisionero de la tela de araña tejida a su alrededor por su vida cotidiana, la relación con su mujer y su posición social acomodada. Se encuentra perdido en un universo inseguro e inquietante. Tanto el libro como el film terminan con la liberación del protagonista después de sincerarse con su esposa y después de aceptar, los dos, la verdadera realidad de su relación de conveniencia dentro del marco de su statu quo y que se resume en el plano final de la película de Kubrick en ese explícito “fuck” que pronuncia la protagonista (interpretada espléndidamente por Nicole Kidman), de hecho es lo único que tienen en común. “Fuck”

eyes 6

 

Escena de la confesión del sueño que ha generado el conflicto matrimonial (en los subtítulos se traduce “fuck” como “coger”)

 

Escenas de la película con el Vals número 2 de Shostakovich que forma parte de la inolvidable banda sonora.

 

 

Albert·Música

SYD BARRETT, EL “CRAZY DIAMOND”

En las dos últimas entradas del blog me he fijado en dos canciones concretas de Pink Floyd, de la última etapa del grupo como tal: “Comfortably Numb” y “Another brick in the Wall”, ambas corresponden a la ópera rock “The Wall” de 1982, penúltima en la que los dos líderes componían y actuaban juntos. David Gilmour y Roger Waters, terminaron su relación al año siguiente después de la grabación de “The final cut”.

syd 3
Pink Floyd original cuando el líder era Syd Barrett

En esta entrada quiero traer una historia que afectó al grupo significativamente durante toda su evolución, incluso después de la separación hasta la actualidad. Se trata de la historia de Syd Barrett, uno de los componentes del grupo original en 1967 y no solo eso, Syd era el líder indiscutible, compositor, letrista, vocalista y guitarra solista de los Pink Floyd primigenios. Se trataba de un músico brillante dotado de un gran carisma y de una inteligencia poderosa. Con su liderazgo, Pink Floyd empezó a ser considerado un grupo diferente, abrazando de lleno el llamado rock psicodélico.

 

Pero todo cambió en un fin de semana. Probablemente ya se daban las condiciones, en la mente de Syd, para que el cambio fuera tan brutal. La visión que transmiten sus antiguos compañeros respecto a lo que pasó en ese fin de semana era de que el viernes, Syd era Syd y el lunes ya no lo era. Como decía Rick Wright, “Ya no estaba con nosotros”. Al parecer, una dosis desmesurada de LSD y el consumo sistemático de marihuana, provocó el desarrollo de la esquizofrenia latente en la mente del líder de la banda. En poco tiempo se vieron obligados a expulsarle si querían mantenerse vivos en los circuitos musicales. Syd Barrett era una carga por sus ausencias mentales y su conducta errática. Antes de expulsarle decidieron buscar un nuevo guitarrista y que Syd se dedicara a componer, pero no funcionó y con gran dolor, sobre todo para su mejor amigo, el bajista Roger Waters, tuvo que dejar el grupo. El sustituto escogido fue David Gilmour, que con el tiempo llegaría a tener un papel preponderante llegando a discutir el liderazgo a Waters.

syd 5
El sustituto David Gilmour

 

La decisión de prescindir de Barrett fue dolorosa para el grupo, hasta tal punto que en muchas de las canciones que compusieron a partir de entonces y que dan merecida fama a Pink Floyd, estaba presente Syd, principalmente en sus dos obras maestras “Wish you were hear” (Ójala estuvieras aquí) y en “The Wall” (El muro).

Pink Floyd creaba su música considerando los discos como una unidad, de ahí esa tendencia marcada a enlazar las piezas entre sí. En el primero de ellos se hace evidente que el grupo tenía una herida y una culpa con la ausencia provocada de su antiguo líder que, en aquella época, “Wish you were hear” es de 1975, estaba completamente desaparecido del mundo después de haber publicado dos discos en solitario con poca repercusión. Existe la anécdota de que en el estudio, mientras grababan el disco en el que homenajeaban a Syd, apareció un hombre grueso, con la cabeza y las cejas afeitadas que se quedó allí. No le reconocieron al principio, pero era Syd Barrett. Nunca más le vieron.

syd 4
Syd Barrett en el 75

Las canciones del álbum estaban compuestas por Roger Waters que era el miembro del grupo al que afectó más profundamente la culpa de lo sucedido y si nos fijamos en la letra de “Wish you were hear” y sobre todo “Shine on you crazy diamond” (Sigue brillando loco diamante) vemos la sombra de Syd Barrett presente en la música y en el poema.

“Recuerda cuando eras joven 
brillabas como el sol.
sigue brillando, diamante loco.
ahora hay una mirada en tus ojos,
como agujeros negros en el cielo.
sigue brillando, diamante loco.
quedaste atrapado en el fuego cruzado
de la niñez y el estrellato
levado por la brisa de acero
adelante, tú, objetivo de risas lejanas
adelante, tú, leyenda, tú, mártir,
y ¡brilla!.
perseguiste el secreto demasiado pronto
y lloraste por la luna
sigue brillando, diamante loco.
amenazado por las sombras de la noche
e indefenso en la luz.
sigue brillando, diamante loco.
dejaste de ser el bienvenido
con precisión aleatoria
cabalgando la brisa de acero.
adelante, tú, loco delirante y visionario
adelante, tú, pintor, tú, gaitero, tú, prisionero,
y ¡brilla!”

 

 

En julio de 2006, Syd Barrell falleció, tenía 60 años y su carrera musical había sido intensa pero muy corta, no obstante se reconoce su influencia en músicos posteriores de diferentes géneros, como David Bowie, Blur, Sex Pistols o The Damned, entre otros. Su influencia en el grupo que fundó y que lideraba hasta su expulsión no fue demasiado profunda,  musicalmente, ya que Pink Floyd tomó un camino distinto que les llevó a ser uno de los grupos más importantes de la música popular de la segunda mitad del siglo XX. La influencia de Syd en sus excompañeros fue más de tipo anímico y mental. Les costaba superar la culpa aunque sabían que habían hecho lo correcto desde el punto de vista musical.

syd 2

 

Albert·Música

ANOTHER BRICK IN THE WALL

Siguiendo con Pink Floyd y su ópera rock “The wall”, la pieza más conocida es “Another brick in the wall”. La compuso el bajista Roger Waters y tiene una letra oscura con referencias muy personales de su infancia familiar y como estudiante. Es una crítica del tipo de educación que se daba en las escuelas inglesas en la primera mitad del siglo XX.

gilmour 22

 

gilmour 25

 

“Another brick in the wall” es una de las canciones más importantes de Pink Floyd, por su música pero sobre todo por su letra. Es una canción de protesta con un ritmo muy potente y que, a pesar de la oscuridad de su argumento, dice cosas trascendentes.

En los años 80, las dictaduras imperantes en Sudáfrica y Argentina prohibieron su difusión por considerarla una letra subversiva. De hecho las metáforas que se utilizan en esta canción concreta se refieren a la educación, pero la obra completa “The Wall” es una crítica a la tendencia a la uniformidad que la sociedad presentaba y esa crítica estaba en la línea de Huxley y Orwell.

 

Letra en inglés

We don’t need no education
We dont need no thought control

No dark sarcasm in the classroom
Teachers leave them kids alone

Hey! Teachers! Leave them kids alone!
All in all it’s just another brick in the wall
All in all you’re just another brick in the wall

We don’t need no education
We dont need no thought control

No dark sarcasm in the classroom
Teachers leave them kids alone

Hey! Teachers! Leave them kids alone!
All in all it’s just another brick in the wall
All in all you’re just another brick in the wall

“Wrong, Do it again!”
“If you don’t eat your meat
you can’t have any pudding
How can you have any pudding
if you don’t eat your meat?”
“You! Yes, you behind the bike sheds
stand still laddie!”

 

Letra en castellano

No necesitamos “la no educación” (Doble negativa)
No necesitamos “la falta de control mental”.

No al sarcasmo oscuro en la clase,
profesores dejad a los niños en paz.

¡Hey! ¡Profesores! ¡Dejad a los niños en paz!
A fin de cuentas, es sólo otro ladrillo en la pared.
A fin de cuentas, solo eres otro ladrillo en la pared.

No necesitamos “la no educación”.
No necesitamos “la falta de control mental”.

No al sarcasmo oscuro en la clase,
profesores dejad a los niños en paz.

¡Hey! ¡Profesores! ¡Dejad a los niños en paz!
A fin de cuentas, es sólo otro ladrillo en la pared.
A fin de cuentas, solo eres otro ladrillo en la pared.

“¡Mal, hazlo otra vez!”
Si no te comes la carne,
no comerás pudín.
¿Como puedes comer pudín
si no te comes la carne?
“¡Tú!” “¡Sí, tú, el de detrás de la caseta de las bicis,
ponte derecho chaval! 


Nótese el uso incorrecto de la doble negativa a modo de
comentario irónico sobre el fracaso del sistema educativo

 gilmour 24

Pink Floyd, el grupo más importante y referencial del rock progresivo de los años 70 y 80

 

En esta versión grabada en el Earls Court de Londres en 1980, participan los cuatro integrantes originales del grupo: Roger Waters autor y bajo, Richard Wright en los teclados, Nick Mason en la batería y David Gilmour como guitarra solista y que al igual que en “Comfortably Numb” nos ofrece un solo maravilloso. También participa en la canción un coro de adolescentes de la Islington Green Scholl.

Albert·Canción

COMFORTABLY NUMB

 

gilmour 3

“Comfortably numb” (Comodamente adormecido) es una de las canciones que forman la ópera rock “The Wall” de Pink Floyd.

gilmour 2

Pero no es una más de las muchas que grabó el grupo. Se trata de la última que tocó Pink Floyd con su formación original ya que fue la que cerraba los conciertos de la gira Live 8.

La canción fue compuesta por los dos líderes de Pink Floyd, el guitarrista David Gilmour y el bajista Roger Waters. Nick Mason en la batería y Richard Wright en los teclados eran los otros dos componentes originales.

 

 

Es una enorme canción, una de las mejores del grupo y contiene dos solos en los que David Gilmour demuestra su maestría y el sonido que hizo famoso a Pink Floyd, para muchos el mejor grupo de rock progresivo de los años 70. Los solos de Gilmour son considerados los mejores de su carrera y, especialmente el segundo, uno de los mejores de la música popular del siglo XX.

gilmour 1

 

 

gilmour 20

 

En este video, grabado en vivo en el Anfiteatro de Pompeya en 2016, el mismo lugar donde rodaron, en 1972, el documental “Live at Pompeii”, sin Waters ni Wright, todavía se puede ver Pink Floyd con todo su poder..

Ha pasado cerca de medio siglo y el grupo mantiene una energía y una calidad musical envidiable. Son mayores ,tienen más de setenta años pero ¡Qué buenos eran y qué buenos son!

 

 

 

Albert·Música

ELIS REGINA

elis 3

 

Elis Regina fue una de las mejores intérpretes de música popular brasileña. Hay quien dice que fue la mejor, sin duda. Gal Costa, María Bethania, María Creuza, entre otras son también grandes pero Elis tiene el componente mítico de una muerte temprana…y dudosa. Murió en 1982, a los 36 años, oficialmente de sobredosis, si bien había sido muy crítica con el gobierno brasileño, por aquel entonces en manos de la dictadura cívico-militar iniciada por Castelo Branco en 1964 y que terminó veinte años después, en el 84. Hubo rumores no demostrados de que no había sido un fallecimiento voluntario ni casual.

En las décadas de los 60 y 70, Elis grabó cerca de 30 discos, entre los que se encuentran:  “Elis y Toots” en el 69 y “Elis y Tom” en el 74 con el padre de la bossa nova Tom Jobim. Considerado uno de los mejores discos de música popular brasileña de todos los tiempos.

elis 2

elis 1

 

 

 

 

 

 

De “Elis y Toots” con el genio de la armónica Toots Thielemans podemos escuchar y ver la interpretación de uno de los hitos de la bossa nova “Wave” de Tom Jobim

 

Y de “Elis y Tom” un dúo sensacional   con Tom Jobim en  “Aguas de Marzo”

Albert·cine y literatura

CINE Y LITERATURA: “PLEIN SOLEIL”

En 1960 el director de cine francés René Clément rodó una película singular. Se llamaba “Plein soleil”, en España “A pleno sol” y estaba basada en la novela “El talento de Mr. Ripley” de una autora norteamericana llamada Patricia Highsmith.

 

Cuando vi esa película, me impactaron varias cosas:
– La trama era muy original, para ser un thriller no era maniquea, los buenos y los malvados se confundían de tal modo que podías empatizar  con un asesino y despreciar a la víctima
– Los actores, los tres perfectos en su papel: Maurice Ronet, la víctima, Alain Delón, el malvado (le beau ténébreux) y Marie Laforêt el objeto del deseo de los dos
– La fotografía y la música de Nino Rota, genial como siempre.

plenosol 1

 

Merece la pena detenernos un poco en “le beau ténébreux” (el bello tenebroso) es un arquetipo que viene de lejos pero en este caso, entre Patricia Highsmith y Alain Delón, componen un personaje amoral pero muy interesante. Digo que viene de lejos porque sus raíces las podemos encontrar en el Romanticismo del siglo XIX, así los héroes cínicos y altivos creados por Baudelaire, Valle Inclán, Lermontov e incluso el más conocido, el Dorian Gray de Wilde son la génesis del bello tenebroso que Highsmith moderniza. Hay todavía un antecedente más directo en el protagonista de “El fuego fatuo”, una novela de 1931 del escritor francés Pierre Drieu La Rochelle. En esta novela el protagonista, que curiosamente se llama Alain, ya es más un hombre del siglo XX mucho más activo y menos hierático que sus predecesores del siglo XIX. En definitiva se trata de un arquetipo de una belleza extraordinaria que encierra la maldad, las fuerzas contradictorias que se encuentran en el alma humana, algo así como la modernización de Luzbel, el ángel caído.
Alain Delón está perfecto en su interpretación, debo decir que en su momento consideré al actor como un ser hermoso y admirable, a pesar de detectar en su mirada una llama inquietante. Extrañamente me despertó empatía en mayor grado que el personaje de Maurice Ronet que, siendo más correcto y sin dobleces, se hacía odioso por su arrogancia y altivez. Patricia Highsmith dio vida a ese personaje contradictorio y ciertamente atractivo en cuatro novelas más, alguna de ellas llevada también al cine con menos calidad que “Plein soleil”

plenosol 7

La protagonista femenina, ciertamente limitada como actriz pero muy atractiva físicamente (unos ojos impresionantes) la interpreta una cantante, Marie Laforêt y lo hace de manera creible.

En 1968, Pier Paolo Pasolini en “Teorema”, tambien abordó el tema del bello tenebroso, en esta ocasión era Terence Stamp el que ponia patas arriba a toda una família de classe alta utilizando sus encantos y su maldad.

plenosol 6

En 1999, Anthony Minghella rodó otra versión de la novela de Patricia Highsmith y en esta ocasión los intérpretes fueron Jude Law en el papel que había interpretado Maurice Ronet, Gwyneth Paltrow en el de Marie Laforêt y Matt Damon como un nuevo Alain Delón. La versión era correcta pero no resistía la comparación con la de Clément, principalmente Matt Damon, que es un buen actor, pero le falta mucho para llegar a ser un “bello tenebroso”

 

La magnífica música de Nino Rota nos acompaña en un paseo por diversas escenas de la película de René Clément

Albert·Ciencia

NICOLA TESLA, CIENTÍFICO O VISIONARIO

En 1856, vino al mundo un tal Nicola Tesla, en una pequeña ciudad croata, si bien toda su familia era de etnia serbia.

tesla 1

 

Nicola Tesla fue, y todavía lo es, importante para todos nosotros, los que nacemos, vivimos y morimos en nuestra civilización del siglo XX y XXI. Cuando encendemos, con  un gesto cotidiano y rutinario la luz  que nos ilumina mientras leemos, cenamos o andamos por el pasillo de casa sin necesidad de encender velas, quinqués o lámparas de gas, algo debemos a este serbio nacido en 1856.

tesla 3

 

Tesla no fue el inventor único de la electricidad, en todos los grandes logros intervienen diferentes científicos, pero fue el principal impulsor de la llamada “corriente alterna” que es la que nos ilumina y mueve nuestros aparatos. Para imponer la hegemonía mundial de la CA tuvo que emplearse a fondo contra los partidarios de la “corriente continua”, el principal de los cuales era el famoso inventor americano, Thomas Alva Edison.

tesla 5
Tesla fue un pionero de la radio, un medio de coumicación muy popular a principios del siglo XX 

A diferencia de sus competidores, Edison y Marconi, Nicola Tesla no se encuentra en los libros de historia a pesar de la importancia de su motor de CA y de otros inventos capitales que en aquel entonces se podían considerar “ciencia ficción”. No estaba en los libros de historia pero si que se convirtió en una figura de la cultura popular, en base a las muchas predicciones extravagantes que lanzó un tanto aventuradamente.

tesla 2
Fotografía de Mark Twain en el laboratorio de Tesla. El inventor se adivina detrás.

 

Aventuradamente porque para un inventor era imprescindible el apoyo del capital. Algún financiero que creyera en él y Tesla lo encontró al principio, Westinghouse y Morgan,  pero llegó un momento en que el capital consideró demasiado arriesgado apostar por un inventor arriesgado y Nicola Tesla no pudo terminar lo que había empezado, y que hoy día consideramos normal, la transmisión inalámbrica de ondas electromagnéticas. Sí, ese aparato que llevamos  en el bolsillo que utilizamos para todo, no existiría, o sería diferente, o hubiera tardado más, sin el trabajo pionero de Tesla. Parece ser que el motivo principal que motivó la retirada de la confianza del capital en Tesla eran sus palabras cuando invocaba a una “energía inalámbrica universal ¡gratis!” Eso era más de lo que podía soportar el capital.

tesla 4
La torre Wardenclyffe con la que Tesla inició la transmisión inalámbrica y que no pudo terminar por falta de capital.

 

Pero no solo es eso, Tesla sentó las bases de las comunicaciones terrestres (compitió encarnizadamente con Marconi, el inventor oficial de la radio), las comunicaciones  interplanetarias, la robótica y un rayo de la muerte que aboliría las guerras y que era sospechosamente parecido a lo que hoy llamamos “rayo laser”.

Nicola Tesla era una mente privilegiada, un gran ingeniero y un personaje capital para el desarrollo tecnológico que vendría inmediatamente después. Falleció en Nueva York en 1943, pobre y relativamente olvidado.

tesla 6
David Bowie en una escena de la película “El truco final” en el papel de Nicola Tesla
Albert·Música

A JOHN BARRY LE GUSTABA EL JAZZ

John Barry, el músico que nos ha endulzado el cine con sus orquestaciones de cuerdas y viento, magníficas por cierto, basta recordar “Memorias de Africa”, “Bailando con lobos” y tantas de la saga de James Bond, tenía una debilidad por el jazz. En su juventud había tocado la trompeta en un grupo llamado The John Barry Seven.

barry 3

La música de John Barry, la música que compuso para infinidad de películas es inconfundible, tiene un sello propio, con excepciones que colaba en medio de su obra más clásica. Excepciones memorables como “El león en invierno” con aires medievales o “Body Heat” con un saxo impresionante. Varias de las excepciones, como la mencionada “Body Heat” siempre tenían un toque jazzístico, recordemos “Cotton Club”, “Ipcress”, “Howard” o “Midnigth Cowboy”.

barry 2

 

De esta última es la pieza del video a continuación. La poco conocida “Fun City” (La ciudad de la diversión) con unas imágenes muy bellas de Nueva York. Y John Barry tocando un piano delicioso.

 

 

 

 

Albert·Literatura

LEV NIKOLÁIEVICH TOLSTÓI

“El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace”

Este pensamiento es como una tonteria obvia, però es más profundo de lo que parece. Lo dijo un escritor que vivió en consonància con sus principios hasta el último momento. Lo dijo Lev Tolstoi, un gigante de la literatura rusa y mundial. Nacido en Yásnaia Poliana (Rusia) en setembre de 1828, con solo dos obras  se consagró como el principal exponente de la literatura realista: “Anna Karenina” y “Guerra y Paz” en las cuales refleja fielmente la sociedad que conocía. Además de estas dos obras capitales, Tolstoi también escribió varias novelas de menor importancia, muchos cuentos cortos y ensayos de diferentes temas filosóficos y políticos.

tolstoi 4

 

tolstoi 5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al margen de su obra literaria, Tolstói, aristócrata como toda su família,  tuvo una gran influencia en el desarrollo y consolidación del movimiento anarquista, principalmente como precursor de la corriente anarquista cristiana.

Tolstói fue el fundador, el patriarca, del denominado movimiento filosófico tolstoiano.Los tolstoianos se consideran a sí mismos cristianos pacifistas, pero no pertenecientes a ninguna de las iglesias oficiales. Tolstói fue muy crítico con la iglesia ortodoxa, lo que le llevó a la excomunión en 1901. Los tolstoianos seguían la filosofía que Tolstói predicaba: vida sencilla, ascética y simple. Eran vegetarianos y no consumían tabaco ni alcohol. En algunos casos concretos eran célibes.

tolstoi 1

 

Tolstói entendía que un cristiano estaba definido por el Sermón de la Montaña, resumido en cinco proposiciones simples:

  1. Amar a tus enemigos
  2. No enfadarse
  3. No luchar contra el mal con mal, sino devolver mal con bien (poner la otra mejilla)
  4. Evitar la lujuria
  5. No jurar

No creía en los gobiernos de ninguna clase rechazando la instituciones que derivan del estado y al estado mismo.

Murió a los 82 años de una neumonía después de abandonar su hogar por no estar de acuerdo con el modo de vida aristocrático de su familia y amigos.

tolstoi 3

 

Volviendo a la literatura, Tolstoi fue un maestro en la descripción de los sentimientos de sus personajes. Veamos a continuación  un fragmento de “Anna Karenina” donde se aprecia su maestría. Con pocas palabras vemos claramente  las dudas de Vronsky y la determinación de Anna:

“Ana dio algunos pasos en silencio, cobrando ánimo, y de pronto se detuvo.
–Ayer no te dije –empezó, respirando precipitada y dificultosamente– que, al volver a casa con mi marido, se lo conté todo. Le dije que no podía ser su mujer y que… Se lo dije todo…
Vronsky la escuchaba, inclinando el cuerpo hacia ella sin darse cuenta, como deseando así suavizarle las dificultades de su situación.
–Vale más, mil veces más –dijo–, pero comprendo lo penoso que te habrá sido.
Ana no escuchaba sus palabras; le miraba sólo al rostro, tratando de leer en él sus pensamientos. No adivinaba que lo que el rostro de Vronsky reflejaba era el primer pensamiento que se le había ocurrido: la inminencia del duelo. Ana no pensaba nunca en semejante cosa y por ello dio una explicación diferente a aquella expresión de momentánea gravedad.
Al recibir la carta de su marido comprendió en el fondo que todo iba a seguir como antes, que le faltarían fuerzas para renunciar a su posición en el gran mundo, abandonar a su hijo y unirse a su amante. La mañana pasada en casa de Betsy le afirmó más aún en esta convicción. No obstante, la entrevista con Vronsky tenía para ella una importancia excepcional, pues confiaba en que después de ella variaría su situación y ella se sentiría salvada.
Si al recibir la noticia Vronsky, sin vacilar un momento, decidido y apasionado, hubiese contestado:
«déjalo todo y huyamos juntos», ella habría abandonado a su hijo y se habría ido con él.
Pero la noticia no produjo en Vronsky la impresión que esperaba Ana; él parecía sólo sentirse ofendido por algo”

 

 

Sobre las dos principales novelas de Tolstoi, en el cine mundial se han filmado diferentes versiones, principalment de “Anna Karenina”, de una de las más celebradas, la que en 1935 dirigió Clarence Brown con Greta Garbo en el papel de Anna, podemos ver la secuencia final.